Tu responsabilidad y un combinado de fruta

Hoy termino una serie de sesiones con un grupo de profesionales. Una idea sobresalía sobre las demás: tú eres responsable. En momentos de cambio, de incertidumbre, de desasosiego, pienso que detenerse y, de nuevo, reflexionar sobre esta misma idea, es necesario. Si no nos sentimos responsables, nos vemos desvinculados de los resultados: de los resultados de la compañía, de los resultados del equipo y, lo que es peor, de los propios resultados.

Recordaba, entonces, una breve historia que leí a Pedro Alonso.

Paco, era un joven profesional que llevaba varios años trabajando en la misma empresa. Era buen profesional, cumplía con su trabajo y nunca había hecho falta llamarle la atención.

Cierto día, observó que uno de sus compañeros, más joven y con menos experiencia que él, ascendía a supervisor, mientras que él permanecía en el mismo puesto, sin ni siquiera, haber sido propuesto para el ascenso. Fue, entonces, cuando se dirigío al gerente para decirle:-

– Señor, llevo años trabajando en mi puesto. Soy puntual, realizo bien mi trabajo y nunca han tenido queja de mí. Hace unos días, mi compañero Javier, ha sido ascendido y, sinceramente, creo que por tiempo y mérito, me merecía yo ese reconocimiento.

– Entiendo – respondió el gerente -. Pero permítame, mientras resolvemos esta cuestión que plantea, pedirle que me ayude a resolver otro problema. Este mediodía, quería ofrecer un almuerzo a unos compañeros suyos que están en un curso de formación, se que les gusta y falta la fruta, por eso me gustaría pedirle que fuera al negocio de enfrente donde venden fruta y, por favor, averigue si tienen naranjas.

Paco se dirigió al establecimiento y volvió de regreso para contarle a su gerente.

– ¿Qué le dijeron, Paco?

– Sí, señor, tienen naranjas, como necesitamos

– Estupendo, Paco, ¿y cuánto cuestan?

– Bueno, eso no lo pregunté…

– Pero supongo que vio que eran suficientes para todo el personal, ¿cierto?

– En fin, señor, no sabía de cuántas personas estábamos hablando.

– Entiendo. ¿Y se ha fijado en si hay alguna otra fruta que pueda sustituir a las naranjas?

– Eeehh…, no, ciertamente no me he fijado, señor, me habló de naranjas.

– Ya… Bueno, pues, por favor, tome asiento y espere un momento.

El gerente agarró el teléfono y llamó a Javier, el recién ascendido, y antiguo compañero de Paco. Telefónicamente le dio las mismas instrucciones que a Paco y, en diez minutos estaba ya de regreso.

– Bien, Javier, ¿qué noticias traes? – le preguntó el gerente.

– Pues mire, señor. Efectivamente, tienen naranjas. Suficientes para el grupo, pues llamé a formación y me dijeron que estaban en la reunión veinte personas. De todas formas, si quisiera otro tipo de fruta, tienen un extraordinario surtido de plátanos, kiwis, fresas y melocotones, y una oferta especial para las manzanas. Personalmente, me inclinaría por el surtido, pero en cualquier caso, he dejado reservadas las naranjas por si es lo que vamos a necesitar.

– Muchas gracias, Javier – contestó el gerente.

Cuando Javier salió del despacho, el gerente miró a Paco, que aún estaba boquiabierto, y le preguntó:

Perdone, antes de ayudarme a resolver mi problema con el desayuno, ¿me estaba Ud. diciendo algo?

Paco, algo ruborizado, balbuceó que nada y, casi con prisa, salió del despacho de su jefe.

Nuestros resultados hablan de nuestras respuestas que, no son otra cosa, que la manifestación de nuestra responsabilidad. A veces, hay que volver a pensar sobre ello.

¿Tú lo crees así?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tu responsabilidad y un combinado de fruta

  1. Emilio dijo:

    Creo que a Javier se le puede llamar ser “proactivo”

    • Hola Emilio, me da gusto saludarte por estos lares….Estoy más que de acuerdo contigo, y esa es mi idea de la proactividad. Está más allá de la iniciativa, significa también responsabilidad, significa compromiso, significa decisión. Un abrazo y gracias por el comentario

    • Hola Emilio, me da gusto saludarte por estos lares….Estoy más que de acuerdo contigo, y esa es mi idea de la proactividad. Está más allá de la iniciativa, significa también responsabilidad, significa compromiso, significa decisión. Un abrazo y gracias por el comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s