Liderar con amor

Hace unas semanas, cuando regresaba de México, ya de vuelta a España, encontraba en el aeropuerto mexicano de Benito Juárez, el libro de Ken Blanchard, coescrito en forma de entrevista, con la Presidente Emérita de Southwest Airlines Company, la aerolínea más grande de EE.UU. por número de pasajeros.  Su título no dejaba lugar a dudas: Liderando con amor.

Describe un tipo de liderazgo, el desarrollado en la aerolínea norteamericana, basado en el desarrollo y reconocimiento de los colaboradores – “la gente odia tener que esperar la evaluación anual de desempeño para recibir las noticias, sean ellas buenas o malas” – , un liderazgo al servicio de los demás – “creo que la vida nos presenta constantemente oportunidades para amar y servir a los demás, en particular, en nuestra función de líderes” – y un liderazgo humilde y repleto de valores – “las personas humildes no piensan que son menos, sólo piensan menos en sí mismas”.

Desde el paradigma de organización tradicional, gestionada más desde la potestad – el poder otorgado por la jerarquía – que desde el liderazgo, los superiores, jefes o gerentes – pero no líderes – buscan mirarse en el espejo cuando las cosas salen bien, mientras que miran por la ventana para encontrar culpables, cuando las cosas salen mal. Creen que las ovejas existen para beneficio y seguidismo del pastor – y así a veces les tratan, como tumulto sino como ganado – buscando únicamente su obediencia.

En un punto distante de ese viejo paradigma, se encuentra el paradigma del servicio: un líder está al servicio de los demás. La humildad de líder descansa en su poder, pero un poder para el servicio: “las personas humildes no niegan su poder, sencillamente reconocen que el poder no emana de ellas sino que solo pasa por sus manos”, describe Blanchard. Es entonces cuando se puede pasar de la obediencia al compromiso.

Es volver del revés la estructura tradicional, donde primero se observa al superior – a ver qué piensa, dice o hace – para, después, medir nuestras respuestas, protegernos y conocer qué es lo debido, para el desarrollo de nuestra actividad y comportamiento. Es entonces, y sólo entonces, aunque se diga lo contrario en las máximas escritas de las compañías, cuando se baja la mirada hacia el cliente y nos preocupamos, con el tiempo y energía que nos quede, de entender sus necesidades, requerimientos o peticiones.

En el liderazgo de servicio, cambian las tornas. El líder, como servidor, está para facilitar al trabajo de sus compañeros, para buscar su desarrollo y posibilitar la mejora de su rendimiento. El cliente es importante, pero para ello la preocupación empieza en el cliente interno: nuestros colaboradores. Es entonces cuando el desarrollo de su potencial se convierte en la fórmula del desarrollo de nuestras posibilidades. Los colaboradores se convierten en socios, unos socios que nos ayudarán a aumentar nuestros ingresos y a manejar también, cuando es necesario, los gastos de la compañía.

Cuántas veces- ¡y qué pena! – hemos encontrado el ejemplo de cómo no tratar con un cliente, al ver el trato que se dispensa a unos compañeros o colaboradores. No sólo no es justo o coherente, sino que no es productivo.

Quisiera rescatar un párrafo del texto, en el que la ejecutiva de Southwest Airlines explica cuál es su filosofía del liderazgo:

Toda nuestra filosofía sobre el Liderazgo es bastante sencilla: si tratamos bien a la gente se producirán cosas buenas. Cuando hablamos con nuestros empleados, dibujamos una pirámide en el tablero y les decimos: ustedes son la punta de la pirámide. Son las personas más importantes para nosotros. Son nuestro cliente más importante, cuando de prioridades se trata. Por consiguiente, dedicaré el 80% de mi tiempo a tratarlos de acuerdo con la Regla de Oro (trata a los demás como te gustaría que te trataran a tí) y a asegurarme de que cuenten con un ambiente laboral agradable donde se sientan bien con su trabajo, con ustedes mismos y con sus funciones en esta empresa. Pero si cumplo con este propósito, les pido a cambio que ustedes hagan lo mismo y brinden a nuestros pasajeros – nuestro segundo cliente en términos de prioridades – la misma calidez, el mismo cariño y la misma alegría. Si lo hacen sin falta, nuestros pasajeros reconocerán cuán distinto es nuestro comportamiento del que ven en otras empresas y volverán por más

Es un muy buen trato, ¿verdad? Liderar con amor, desde el servicio, no es algo etéreo, es bien concreto, y empieza por los primeros clientes: nuestros colaboradores. Decía Elizabeth Kubler Ross que “cuando no nos sentimos amados no es porque no recibimos amor, sino porque reprimimos el nuestro”. No nos reprimamos, no perdamos esa oportunidad que pasa todos los días por nuestra vida, de ofrecer servicio y dar amor. También en nuestras empresas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Liderar con amor

  1. Jesús, me alegra mucho leer tu post.
    ¡Sí, señor! Estoy absolutamente de acuerdo con lo escrito.
    Hace algunos meses, escribí este post que te invito a leer: http://www.borjacoach.blogspot.com.es/2012/06/el-amor-es-necesario-en-los.html
    Un abrazo lleno de afecto.
    Borja M.B.

    • Gracias Borja!! No había leído tu post y me ha encantado el párrafo que he recogido: “Las personas fueron creadas para ser amadas y las cosas fueron creadas para ser utilizadas, y sin embargo, estamos amando las cosas (despacho, coche, bonus, beneficios sociales, promociones, etc) y estamos utilizando a las personas (compañeros, jefes, subordinados, colaboradores) para alcanzar nuestros “egoístas” objetivos. Lo vergonzoso es que todos nos quejamos y muy pocos hacemos algo por modificarlo. ¡Menudo coste humano de no calidad humana!” ¡Qué gran realidad y qué bien descrita!, me ha encantado. Y, a veces, ni nos damos cuenta… Un abrazo!

  2. koldomann dijo:

    muy buen artículo sobre el estilo de liderazgo y su importancia para lograr la satisfacciçon en el trabajo y la consecuente motivación del mismo.
    En Setiembre editare un nuevo post en mi blog . http://luismiguelmanene.wordpress.com sobre como motivar y movilizar al personal en las organizaciones empresariales.
    Saludos
    LMMC

  3. José Luis Ojembarrena dijo:

    Bienvenido Jesús, espero que México te haya dado Una muy buena acogida, como principalmente tú te mereces. Buena intención y muy buena filosofía y comunicación la de estas aerolíneas, que supongo será compartida por los primeros niveles.

    Para dar ese paso con éxito y liderar, previamente hay que saber liderarse a uno mismo. Igualmente, para querer a colaboradores, clientes y compañía, previamente hay que saber quererse a uno mismo y hacerlo con pasión, parara poder trasmitir esa pasión en las cosas que hacemos en el día a día. Nos retaratan nuestras acciones más que nuestras palabras y difícilmente podemos dar algo si no lo tenemos. Y me refiero a ese carińo que queremos entregar entre todos, y que cuando se produce de verdad, se nota, se olfatea y se saborea.

    Un abrazo

    • ¡Hola Josechu!, ¡qué alegría saber de tí! Sí, en México me he sentido muy bien acogido y hay una gente extraordinaria, así que da gusto trabajar por allá. Pronto regresaré. Y que el liderazgo empieza en el autoconocimiento y la autogestión, lo tengo muy claro. Que antes de dar hay que tener y generar, creo que también es necesario hacer hincapié en ello. Y cuando hablamos de amor, cariño y afecto, la falta del mismo en quien nos lo ofrece creo que se nota de una manera muy especial. Necesitamos, es verdad, querernos y aceparnos a nosotros mismos, y a veces no es fácil. Gracias por tus palabras, Josechu y ojalá que pronto nos volvamos a ver. De momento, a seguir saboreando con gusto las buenas amistades. Un abrazo

  4. Eloisa Martinez Santos dijo:

    Pues no conocía ni el libro ni al autor pero esa es la única forma de liderazgo que conozco y que me planteo. No se puede ser líder sin espíritu de sacrificio, capacidad de trabajo y todavía menos, sin ponerse al servicio de los demás. Dar ejemplo se llamaba antes de que el Coaching llenara de nuevas palabras el panorama empresarial.

    • Sí, Eloisa, no creo que el coaching, como otras tantas herramientas, hayan aportado la idea de liderazgo de servicio. El ejemplo, es fundamental, y el impacto que tienen nuestros superiores, es más que importante. La incoherencia se paga, ¡y se paga bien cara! Ojalá que desde la humildad, todos nos pusiéramos un poquito más al servicio de los demás. Un saludo y gracias por escribir!

  5. Jesús he leído tu artículo y me encantó! Está muy clara la diferencia entre un liderazgo centrado en comprometer a las personas (en mi opinión un liderazgo carismático) y un liderazgo tradicional, mirando exclusivamente los resultados, sin considerar que son las personas las que pueden hacer la diferencia. Ojalá que muchos líderes lean tu artículo y reflexionen! Un saludo.

    • Muchas gracias, Miriam. Estoy más que de acuerdo contigo que son las personas las que hacen la diferencia. Y como también creo que el liderazgo se puede ejercitar desde cualquier puesto, situación o rol que desempeñemos, y así, de alguna manera todos podemos ser líderes, cada persona que leamos el artículo creo que supone para cada uno – empezando por mí – una reflexión sobre nuestro propio liderazgo personal, familiar, laboral… ¿no crees? Recibe un afectuoso saludo

  6. danieldiez dijo:

    Simplemente decirte Jesús que me ha encantado tu post.
    Te seguiré en el futuro.
    Un abrazo.

  7. Maribel dijo:

    Me ha gustado mucho tu artículo Jesús. Este liderazgo del que habla Ken Blanchard en su libro queda también reflejado en “La Paradoja” de James C. Huntes. Fue leyendo este libro donde descubrí el liderazgo como acto de amor hacia los demás, el líder como servidor.
    Gracias Jesús, un abrazo!!

    • Hola Maribel, qué alegría tenerte por aquí!! Gracias por tu comentario. Efectivamente, el líder como servidor. Hace unos años decía Robert Greenleaf: “Se comienza con el sentimiento natural de que uno desea servir, servir primero.Después una elección consistente lleva a aspirar a liderar” Y ha dado muy buenos resultados por quienes lo han practicado. Con crisis o sin crisis, son conceptos más que útiles, ¿no crees? Quizá, incluso, más, pues ahora es un buen tiempo para mirar cómo hemos hecho las cosas y reflexionar…

  8. Pingback: Homo Director » “Lidera Con Amor”, por Jesús Gallego

  9. Querido y admirado Jesús, estoy totalmente con @borjacoach , el Amor es necesario en las Empresas y yo añadiría,..el Amor es necesario en nuestras vidas… si pasamos la mayor parte de nuestra vida consciente ” en el trabajo” ¿tiene sentido vivir de espaldas a lo que somos? .¿ a lo que necesitamos?. Amar es un asunto urgente, hace unos meses descubrí a @borjacoach en el I Encuentro Internacional de Coaching (Alicante) y realizó una ponencia ” memorable” sobre el Amor, ahora te descubró a tí. Gracias a ambos por compartir vuestros conocimientos y sobre todo ,..vuestros valores.
    Yo por mi parte también voy haciendo la ” guerra ” del Amor y la Felicidad en Empresas, Cámaras de Comercio, Colegios,.. Juntos Podemos Cambiar el Mundo!!

    Un seguro servidor
    Joaquin Villena
    http://www.navegantesemocionales.com

    • Estimado Joaquín, muchas gracias por acercarte al blog y por tu comentario. Es un gusto compartir con gente como tú que busca trasladar un mensaje de esperanza, amor y optimismo. Las prisas son enemigas de muchas cosas pero, definitivamente, de nuestra felicidad y, por qué no decirlo, de la generosidad. Por eso, nuevamente ¡gracias por tomarte un tiempo por escribir y compartir! Me ha parecido muy interesante tu blog. Mi humilde impulso y empuje para seguir en este maravilloso camino, estaré al tanto también de tus noticias y posts. Un abrazo!

      • Borja Milans del Bosch dijo:

        Qu alegra! Gracias por compartir el comentario.

        En otro rden de cosas, tamben he visto las fechas que estars en Mexico. Ve con tranquilidad que an estn las cosas por esclarecerse. TE DESEO MUCHO XITO!!! deja el pabelln espaol muy alto.

        Un abrazote grande. 😉 B.

        De: Jesus Gallego Responder a: Jesus Gallego Fecha: mircoles, 26 de septiembre de 2012 13:11 Para: Borja Milans del Bosch Asunto: [Nuevo comentario] Liderar con amor

        > WordPress.com > Jess Gallego commented: “Estimado Joaqun, muchas gracias por acercarte al > blog y por tu comentario. Es un gusto compartir con gente como t que busca > trasladar un mensaje de esperanza, amor y optimismo. Las prisas son enemigas > de muchas cosas pero, definitivamente, de nuestra ” >

  10. Jose Mª Fz dijo:

    Cómo no voy a estar de acuerdo. Pro, y sin embargo, hay que tener en cuenta que actualmente estamos en una cifra de divorcios del 50%. Quizá me engancho más a la servicialidad que al amor. Siendo ambas cosas básicas. Lo cortés no quita lo valiente. Quizá deba haber una ruptura jerárquica para acercar tareas, para hacer nacer una comunión entre estructuras, cargos, puestos. No es fácil, puesto que la identificación con unas tareas es esencial para la identificación con y desde el exterior, y en el interior. La famosa palabra: horizontal.Qué evidente y qué complicado. En este y en todo. Lo vertical es más fácil de absorber.

    • Gracias por el comentario, José Mª. Me parece muy bien que te “enganches”, como dices, a la servicialidad, para mi es una manifestación de amor. Amor entendido com preocupación, interés, confianza, si quieres. Y si bien pienso que las jerarquías son necesarias, comparto que ha de haber una verticalidad profunda que una, pegue, comprometa a todos: unos valores hechos realidad. ¡Gracias de nuevo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s