¿Cuándo volaré? El cambio no es una opción

IMG_6381

¿Cuándo volaré?, le preguntó su pretendido hijito. La afamada gallina del cuento le contestó, “¿para qué quieres volar si vivimos muy bien tal como estamos?” Y lo cierto es que comida nunca les faltaba, agua tenían en abundancia y eran multitud la de pequeños y grandes animalitos los que les tenían aprecio. “Además, si empezaras a volar, yo ya no podría cuidar de tí, los peligros estarían al acecho y ya no estaríamos tanto tiempo juntos”

Como aquel pequeño aguilucho de familia gallinacea, no somos pocos los que buscamos y nos preguntamos qué habrá más allá de la zona de confort y de lo que hoy nos es conocido. Como tampoco somos pocos los que nos podemos seguir preguntando por qué cambiar si las cosas están bien.

He tenido la suerte de comenzar el año trabajando para dos compañías, una multinacional, de la industria farmacéutica, y otra nacional, en México, del sector de la salud. Ambas apostando por el cambio, la proactividad y el liderazgo en cada uno de sus sectores.

Es un orgullo poder ver, in situ, cómo dos organizaciones de éxito buscan el cambio antes de que éste se pueda dar, cómo quieren preveer y promover nuevos comportamientos, abrir mercados  y centrarse en el cliente para que el éxito siga siendo una realidad.

El cambio no es una opción. Ni en nuestras vidas ni en la de nuestras organizaciones. Buscar nuevas oportunidades, podrá ser un reto y deberá ser una necesidad. Explorando nuestra zona de cambio, abandonando anteriores paradigmas y revisando habituales prácticas. La creencia de que la certidumbre es lo que confiere mayor seguridad es, como digo, una creencia, pero en este caso bastante limitadora. Porque si podemos estar de acuerdo que en este mundo globalizado, todo cambia a velocidad de vértigo, la seguridad no la encontraremos en lo que hoy conocemos y nos proporciona esa pretendida certeza, sino que la verdadera seguridad estará en sabernos mover en la realidad de la incertidumbre, que es la única certeza que tenemos: el cambio y el movimiento.

Por eso, el éxito de hoy no es garantía de éxito futuro. Qué fantástico es que las empresas, entonces, apuesten por el cambio: es una manifestación de su vitalidad, madurez y liderazgo. Y es que, como decía Einstein, “La vida es como montar en bicicleta: para mantenerte en equilibrio, siempre tienes que estar en movimiento”

Gracias, Eli Lilly México y Dicipa, por permitirme compartir con vosotros, y enhorabuena por vuestro coraje y valentía frente al cambio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s