El vértigo que produce atreverse

Max-Planck-und-Albert-Einstein

Max Planck recibió el Premio Nobel de Física en 1918. De joven ya mostraba su dominio sobre varios instrumentos musicales así como un extraordinario talento para la filología clásica y las ciencias. Cuando tuvo que elegir por su orientación académica, le consultó a su profesor de física y éste trató de minimizar su interés por las ciencias, comentándole que en física, lo fundamental, ya estaba descubierto y que quedaban pocos espacios en los que sobresalir.

No conozco la respuesta que le daría Planck a su profesor tras recibir el Nobel, pero lo que sí releía este fin de semana era la anécdota que se relata a cerca de su chófer, y contada por Rolf Dobelli en su magnífico libro “El arte de pensar”:

Y es que tras haber recibido el Premio Nobel de Física, Max Planck hizo una gira por toda Alemania. Dondequiera que fuera invitado, pronunciaba la misma conferencia sobre la nueva mecánica cuántica. Con el tiempo, su chófer se sabía la conferencia de memoria. “Profesor Planck, debe de resultarle aburrido dictar siempre la misma conferencia. Le sugiero ponerme yo en su lugar en Múnich y que usted se siente en primera fila con mi gorra de chófer. Así ambos experimentamos un pequeño cambio”. A Planck le divirtió y estuvo de acuerdo, y así el chófer dio la larga conferencia sobre mecánica cuántica ante un público conocedor del tema. Tras un rato, un profesor de física se dirigió a él con una pregunta. El chófer respondió: “Nunca me hubiera imaginado que en una ciudad tan avanzada como Múnich platearían una pregunta tan sencilla. Le pediré a mi chófer que responda por mí”

Cuando terminé de leer la pretendida anécdota de Planck y su chófer, y después de reírme un rato, se me vino a la mente la osadía, el atrevimiento y el descaro que a veces nos hacen desafiar nuestro día a día más habitual, y nos llevan a éxitos que no nos hubiéramos encontrado de otro modo. El vértigo que produce moverse en terrenos desconocidos puede ser el inicio, si bien, con la confianza y la valentía de dar los primeros pasos, llegarán también la creatividad, el impulso y el aprendizaje. La emoción está asegurada. ¿Cuál será el siguiente espacio por descubrir – el tuyo y el mío – donde apostar nuestro coraje? ¡Mucho éxito con el desafío!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s