Desempolvando esa extraordinaria habilidad

cuestiontiempo

¿Qué harías si pudieras volver a vivir los momentos más importantes de tu vida?

Este fin de semana veía una película que me llamó la atención, su título, “Una cuestión de tiempo” Su título original, About time. En ella, el personaje principal tiene una habilidad muy especial, y es que si quiere regresar en el tiempo, no tiene más que encerrarse en un lugar oscuro, apretar las manos, cerrar los puños y, voilá: vuelve al pasado. Desde ahí, puede cambiar el rumbo de su propia historia, conocer más a la mujer que pretende o ayudar a su hermana o a un amigo en problemas, siempre y cuando conozca cuándo y dónde empezó todo.

A lo largo de la película nos propone algunos dilemas interesantes como por ejemplo, ¿qué haríamos en caso de que un ser querido tuviera un accidente o un problema?, ¿regresaríamos en el tiempo y se lo resolveríamos nosotros con nuestra habilidad? ¿permitiríamos ver caer a un hijo, a un amigo o a un ser querido? Jonathan Haidt nos diría que “¡cuán doloroso le resultaría ver el sufrimiento futuro de su hijo escrito frente a ustedes!”. Y no le faltaría razón. Pero continua diciéndonos que deberíamos de tener cuidado en esas circunstancias, “pues esas buenas intenciones podrían empeorar las cosas”.

Por gracia o desgracia, nosotros no tenemos esa habilidad, y la cuestión del dolor, como una realidad necesaria, lo hemos tratado hace unos días en este Blog. Pero se plantea en la película otra cuestión interesante, pues el protagonista, pasado el tiempo, toma la resolución de no utilizar más su poder y, simplemente, se dedica a vivir la vida, su vida, exprimiéndole todo su jugo. Y, para hacerlo y saber que va a triunfar, lo hará en dos pasos.

El primero, y a través de un consejo de su padre, trata de vivir de nuevo sus días, volviendo en el tiempo, pero de manera algo distinta.  “Convive con la tensión y el estrés diarios, y haz casi exactamente lo mismo – le dirá -, pero esta vez notándolo, dándote cuenta de lo que haces”. En definitiva, siendo más consciente. ¡Y qué interesante! Porque ve cómo sus días cambian, sólo prestando atención a esa tensión y las dificultades que le rodean – las circunstancias – y ofreciendo una respuesta distinta. Así, en vez de pasar rápidamente por un fantástico edificio gubernamental donde trabaja, disfruta de la maravillosa arquitectura y lugar al que se ha acostumbrado; en lugar de preocuparse y tensionarse por un problema laboral, se ríe de si mismo y sus errores para, de inmediato, empezar a buscarle una solución; y, en vez de pasar desapercibido, sonríe y desea, con una sonrisa, un buen día, a quien le cobra su café matutino.

A este tipo de situaciones, se refiere mi mujer como “estar presente”, y me encanta escucharla cuando me lo recuerda. Y es fantástico ver cómo las cosas cambian desde esa perspectiva. Porque, ¿no es cierto que a veces nos dejamos arrastrar por la velocidad de nuestros días y permitimos perdernos en las circunstancias sin ser nosotros? Decía John Lennon que “la vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes”, ¿y no hay mejor plan que ser nosotros mismos, con nuestra mejor versión, disfrutando también de lo que hoy somos y tenemos?

Y de ahí se sigue el segundo paso de nuestro protagonista. Cuando ya se acostumbró a estar presente, a repetir y cambiar sus días a través de la presencia, aprendió algo más, dio un nuevo paso: “aprendí a no vivir de nuevo mis días, sino a vivir mi día como si fuera el último y completo día de mi extraordinaria vida”. Sensacional elección. Steve Jobs decía que así lo trataba de hacer, vivir su día, como si fuera el último pues, además, algún día, tendría razón: sería el último.

Al terminar la película, pensaba que no hace falta tener ningún tipo de poder extraordinario para estar más presente en nuestra actividad diaria y, por supuesto, y principalmente, con nuestra familia; de poder disfrutar y hacer disfrutar de nuestra presencia, aportando valor; de apreciar cada nuevo día como un nuevo regalo y valorarlo. Así, entonces, también cambiarán nuestros días, a través de nuestra renovada habilidad de elegir cómo vivirlos. Pues si queremos cambiar el mundo, primero debemos cambiar nuestra manera de verlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Desempolvando esa extraordinaria habilidad

  1. Gracias Jesús,
    De nuevo tu artículo es como un delicioso jugo de naranja en la mañana, que te refresca la mente y anima el alma para encarar un bonito día.
    Me encanta esa decisión del protagonista de no volver atrás para intervenir una y otra vez, lo maravilloso que es vivir ese presente con nuestra mejor mirada, para no tener que añorar regresar y hacerlo distinto. Mil gracias!

  2. Enhorabuena Jesús y bonita la comparación que hace Yolanda de tu artículo, como un jugo de naranja por las mañanas…
    Reflexiones que nos mejoran como personas, por que lo urgente nos hace perder la perspectiva de lo cercano que tendríamos que cuidar más.

  3. José Luis dijo:

    Estupendo tema de debate Jesús, que da mucho juego para soñar con diferentes alternativas. Si tuviéramos esa extraordinaria habilidad, algunos estarían repitiendo continuamente el mismo día mientras otros cambiarían continuamente de día y de situación. Aunque curiosamente, incluso dentro de la fantasía generamos más fantasías… Aunque repitieras el día o el momento, ya no serías el mismo… Cuantas veces decimos “oye mira, arreglamos las cosas y empezamos de cero”.. Y eso nunca es cierto, nadie empieza otra vez de cero porque haber tenido una experiencia previa ya te hace diferente. Asimismo, puedes elegir cambiar y situarte en diferentes entornos, aunque tú eres tú, y eres como eres y eso te lo llevas como una constante allí donde vayas… Y aunque todo cambie, mientras tu no cambies algo importante se repite y no cambia.

    De alguna forma, aunque no al 100% esa habilidad de cambiar las situaciones la tenemos si somos capaces de cambiar algo nosotros mismos. También tenemos la posibilidad de repetir nuestras monotonías y hacer los días y las situaciones muy parecidas (aunque nos cambien el entorno) cual si fuera el día de la marmota, porque si no cambiamos los filtros, lo que percibimos será muy parecido.

    A la hora de elegir, prefiero ese “estar presente” que comentas… Ese vivir “aquí y ahora”, … Ese estar en cada momento con el máximo de sentidos puestos en juego… Esa capacidad de dejarnos sorprender y sorprendernos, ese dejar de un lado las experiencias anteriores y vivir las experiencias nuevas como únicas… Si, así, como hacen los niños. Cierto es que la vida se hace mucho más intensa y parece que el reloj corre más rápido, la vida pasa como un rayo, raro es que te aburras, te cansas más, … Parece que cuanto más luminosidad, la energía se consume antes y, también parece que merece más el esfuerzo. Yo soy más de ese “estar presente” y hacer cosas, porque para no hacer nada, ya habrá tiempo y “día que pierdes, día que no vuelve”.

    De todas formas, hagas lo hagas y decidas lo que decidas, siempre hay tiempo para darse un fuerte abrazo y tirar hacia adelante con esas vitaminas… Así que…

    Un fuerte abrazo Jesús

    • Sin palabras Josechu!! Wouh!!! Antes de nada, ese fuerte abrazo lo recibo con mucho cariño, así que lo replico y le pongo otro poco más de afecto. Sí, ese vivir aquí y ahora, estar presente, y la capacidad de sorprendernos son vitales y, tatas veces, cuánto cuesta! También le apuesto por cambiar algo dentro para que cambie algo fuera. Para no repetir ese día, esa reacción, esa conversación que a poco nos lleva. También me acordaba del día de la marmota. Siempre me encantó esa peli y siempre me viene algún pensamiento de cambio al respecto. Y, como efectivamente no empezamos de cero, pues las experiencias no se borran, te envío otro abrazo con cariño completando el anterior…;) Cuídate!

  4. Julian dijo:

    Gracias Jesús!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s